La autopsia a una ballena revela la cantidad de basura que arrojamos al mar