El gen del autismo se conservó en la evolución humana para ser más inteligentes