“Los mendigos son un cáncer”