Un asesino en serie obliga a la policía a escoltar a los niños hasta las paradas del autobús escolar