El presunto asesino de sus dos hijas en Castellón ya había amenazado anteriormente con hacerlo