La mujer asesinada en Sant Adrià de Besós había denunciado dos veces a su marido