50 árbitros no profesionales fueron agredidos la pasada temporada