Con seis años puede morir por un simple resfriado