Meritxel lucha contra la anorexia, una enfermedad que afecta a 400.000 mujeres