La mano depredadora del hombre provoca la extinción de 150 especies cada día