Los ancianos, uno de los colectivos más vulnerables a la ola de calor