El alquiler de los pisos compartidos de estudiantes se dispara