La alegría de un vecindario puertorriqueño por disponer de nuevo de luz eléctrica