Los afectados por las inundaciones de Sant Llorenç miran con ilusión al 2019