El acusado de matar la pequeña Laia declara que no recuerda nada por culpa del alcohol y las drogas