La actividad cerebral de los 'adictos al sexo' es similar a la de los drogadictos