Salva su vida tras arrancarle la lengua de un mordisco al joven que la iba a violar