Unas falsas abejas, protagonistas de una broma pesada