Zaragoza, anegada por las aguas del Ebro