Un niño de dos años, afectado por el lanzamiento de una bengala en el Calderón