Venganza familiar, esa pudo ser la causa del incendio de Seseña