El Vaticano prefiere la sepultura y prohíbe conservar cenizas en casa