Varios turistas arriesgan sus vidas por un selfi en un temible acantilado