Se beben la sangre mutuamente para conseguir una "conexión espiritual"