El Supremo considera un accidente laboral el suicidio de un trabajador en su domicilio