Celso Castor, el guardia de seguridad del tren de Santiago, el primero en avisar