El frío y la nieve mantienen congelada a gran parte de la Península