Telefonía, banca y energía acaparan las quejas de los consumidores