Dejar de fumar reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón