Escándalo en el Reino Unido por la muerte de hasta 1.200 pacientes en un hospital