Sergio Morate, en busca y captura