El coche de Morate no llevaba las matrículas puestas cuando llegó a Rumanía