Los afectados por la talidomida seguirán su lucha