Sant Llorenç trata de recuperar la normalidad después de la riada