Un niño de siete años mata en clase a otro golpeándolo con una silla en la cabeza