La Reina Sofía, de blanco y sin mantilla, en la canonización de la Madre Teresa