La Reina Isabel II ingresada por una posible gastroenteritis