El arma del crimen de Carrasco estuvo en el coche de Gago más de 30 horas