El ‘Rambo de Cantabria’ cayó en la trampa