Rajoy recurre a lo económico y apenas habla de reformas