Proponen que los robots paguen impuestos para compensar los empleos perdidos