La Policía desaloja una sede bancaria de Guadalajara donde unas 40 personas se encerraron para parar un desahucio