Quien quiera limpiarse la arena de la playa, tendrá que pagar por el agua de la ducha