Pedida de mano en el concierto de Paul McCartney en el Calderón