Los alcaldes de París, Boston y Montreal envían mensajes de apoyo a Barcelona