El Papa envía 100.000 euros a los pobres de Aleppo