La PAH defiende el carácter pacífico de los 'escraches'