Imputada la cámara húngara que golpeó y zancadilleó a refugiados en la frontera