El Orgullo arranca con polémica por las imposiciones del Ayuntamiento de Madrid