Ondas gravitacionales: una ventana para ver el Big Bang